Cadenas que nos atan

 

Por tiempo conservamos temores que la mayoria no mostramos pero que nos marca dentro, tanto, que nos deja en muchas ocasiones sin saber como actuar o quedarnos sin hacerlo.

Cuando tomamos ésta actitud,  el ánimo que piensa en lo que puede temer, empieza a temer en lo que puede pensar y  alli en esa face muda, interna y desafiante,  se estanca todo, se borra de nuestro registro de busqueda las oportunidades en encontrar otras respuestas, en abrir otras puertas, en ir por otras opciones, en esperar otro momento o sencillamente en no  detenernos por un segundo y escucharnos;   para  DESCUBRIR  QUE  QUEREMOS.

Bien sabio es ese cuento de jorge bucay “El Elefante” que nos deja una gran reflexion y que me encanta su comparacion insolita con la vida, que seguro afecta a muchos y que llega ser real en un alto porcentaje de historias;

y más o menos cuenta asi:

3FE

_ “Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente:

¿Qué lo mantiene entonces?
¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapa porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia:
–Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.

Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.
La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía…

Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a sus destino.
Este elefante enorme  y  poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree  que  NO PUEDE.
Dejó ese fracaso en su registro  y  jamás intentó poner a prueba su fuerza otra vez”…

mujer mirando al cielo
Y asi vamos muchos de nosotros por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad… Condicionados por el recuerdo del «no puedo»…
Tu única manera de saber si puedes o no, es intentar de nuevo todas las veces que sea necesaria lo que desear lograr poniendo en el intento todo tu corazón.

Quien vive temeroso, nunca será libre y en la libertad esta el amor, la paz  y  los hermosos motivos de la vida.

Todos tenemos obstáculos en nuestro camino, todos tenemos momentos alegres, dias grises y hasta intentamos pasar esos instantes complicados pero muchas veces no podemos y lo intentamos varias veces más,  pero al ver que no tenemos éxito,  nos damos por vencidos  y nos conformamos con lo que ya tenemos, dejando así un sueño sin vivir,  una  felicidad  encerrada  o quizas  un no seguir los instintos del corazon sin llegar a conocer a plenitud cada letra que emana amor.

Los obstáculos son pruebas que nos pone la vida y que los más fuertes en coraje, en seguridad  y en decisiones,  son los que los pueden pasar,  porque son los que no se dan por vencidos;  TENEMOS  QUE  APRENDER  A  SER  VALIENTES  Y  A LUCHAR  POR  LO  QUE  QUEREMOS  CAMBIAR,  MEJORAR  O  CONSEGUIR  PARA  SER  MEJORES  EN DICHA ,  EN  ARMONIA,  EN  BELLEZA  ESPIRITUAL  Y  EN GRATITUD  POR VIVIR AMANDO DESDE DENTRO.

Recuerda que tu mayor enemigo eres tú, no cortes tus sueños si ellos son tu meta, no pares tu caminar si ese camino te lleva a la razon de tu verdad, no dejes de bendecir  y  vive como quieras vivir, no como te dicten los miedos..

 

JACQUELINE  YUNIS  PORTAL

Anuncios

Un pensamiento en “Cadenas que nos atan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s