Archivo | septiembre 2013

ME CONCEDO

 

Me concedo a mi mismo el permiso de estar  y de ser quien soy.   Me concedo el permiso de respetar tu lugar pero no de esperar a que me dirijas hacia donde debo ir  o  como debería  ser.

Me concedo a mi mismo el permiso de sentir lo que siento, como lo siente mi interior, en vez de sentir lo que otros puedan sentir en mi lugar  o quieran que yo sienta.

Me concedo a mí mismo el permiso de pensar lo que pienso, con sus motivos  y  con sus  sin razones, pero dentro de mi verdad.   Me concedo el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene, envuelta en amor.

Me concedo a mí mismo el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, de asumir mis decisiones y de aceptar el precio de cada batalla, ganada  o perdida, amando y honrado la vida.

Me concedo a mí mismo el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar  que alguien más me de el permiso para obtenerlo.  Me concedo el permiso de vivir mi sueño sin dormir  y  despertar  antes del amanecer;  agradeciendo mi  mundo.

Me concedo a mi mismo el permiso de usar mi magia;  esa,  que sembré  admirando a Dios en el duro camino  bajo tormentas  y  en las sombras de los respiros, para darle color a mis latidos,  para darle paz  a mi aire, para darle  mas humildad  a  mi corazon asi se cansara,  sin dejar mi religión ni la fe de mis principios.

Me concedo a mi mismo el permiso de ser feliz desde mi alma sin mirar la sonrisa ajena ni mis lagrimas.  Me concedo  aprender, entender   y  amar la vida, desde  mi vida.

Me concedo a mi mismo el permiso de regalar lo que tengo  y  de  morir en blanco,  aunque lleve en cada pedazo  de mi,  millones de escritos.

Me concedo a mi mismo el permiso de perdonar a los que se detuvieron para desviar su compañía  o  de agradecer  a  los que siguen conmigo, sin poner tiempo, disculpas ni compromisos.

Me concedo a mi mismo el permiso de reconocer que se vive hoy  y  no mañana,  que soy mas feliz  hoy  y  no  ayer,  que si algo faltaba por pedir, ya lo tengo  y  que prefiero mi presente a un futuro por imaginar.   Me concedo el permiso de hablar con la voz que nadie pronuncia y con el alma que pocos dejan ver.

Me concedo el permiso de decir que la vida es hermosa cuando se vive con el credo de tu religion, cuando se duerme con la almohada blanca como un ultimo dia  y  cuando se respira paz al abrir la ventana de un nuevo dia en la bendicion de tu ser..

 

539805_287294344701692_1692848946_n

JACQUELINE   YUNIS   PORTAL