CONFESIONES QUE SE ROMPEN…

“Prefiero una linda locura que me entusiasme a ver la vida de todos los colores , que a una verdad que me abata, me robe la sonrisa y el humor”. 

 

 

Mi memoria se deshuesa como perros viejos hambrientos por vivir;  el mundo no existe  o  no he llegado aun a él.
 
  
      Mi corazón no sale de la selva  y  en él solo crecen arboles  sin  sol  ni agua,  pero con  troncos fuertes que  atraviesan retratos,  ilusiones  y  quejas.
 
   
  Las ánimas  son mis  únicas amigas  en las sombras del miedo  y me distraigo con ellas, persiguiendo lo que  ya  esta perdido;  buscando huecos  para enterrar todos  los  sueños que quedan..
 
Millones de aves  sorprenden y llenan  todo el  universo,  son aviones de correos  que llevan  recetas para vivir  escritas en idioma hebreo, que nadie entiende, que a todos nos cuesta traducir y  se pierden sin saber por donde estaba ubicada la puerta de tantas respuestas.
 
 
Entro a la cueva mas  grande donde todos  los pecados  se encuentran y se muerden entre ellos mismos, entre blancos y negros;   se columpian  en el  parque  con forma de vida; no todos son sinceros  pero tienen  permiso de  volar hasta el cielo.
 
 
Se cuela en la mente  el saludo de una vieja y ardiente amiga llamada nostalgia,  que destroza  mi inspiración, que reduce mi aire, que altera mi inocencia  y  vuelvo loco  al  planeta, escribiendo en el viento mil canciones de protesta.
 
Distingo miradas  y  me persiguen lobos,  piso  huellas  de  sabios para cubrirme  y  armar palabras como flechas, que lanzo sin dirección  cazando  la estupidez  de no sobrepasar  los peligros de la selva  y  perderme en sus trampas, enredándome  en abismos  y  en sutiles  tristezas.
 
 
Un aprendiz de luz  que de lejos me observa, ¿como una estrella?,  se transforma en  águila  para bajar  a la tierra con enojo  y  ser testigo  del  incendio que provocan,  mis confesiones en una  noche de espantos y tinieblas.
 
 
  Se trazan rieles  ocultos entre montañas  y  se abren estaciones  que demoran el tiempo, que revelan destinos;  y que solo llevan vagones llenos de almas  que  ventilan mas confidencias;  ” hacer  hervir la mitología de su tiempo,  de sus  dioses  y  leyendas”, vistiéndolas de oro para que las tomen en cuenta y volver a  la vida para descifrar mensajes que se quedaron guardados en una gaveta. 
 
Caigo en un vació  que no es abismo, que no es un surco,  que no es un hueco;  es  mi mente que dreno todo su enojo y ya no piensa.
 
 
                                                                                                                                                             JACQUELINE  YUNIS
 
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s