Un corazon enojado del viento.

 

Latidos que estallan de celos,  que  parten  el aire  en mínimas  partículas  y  recogen  diluvios  ahogando  palabras, promesas y  lunas sin noches.

Mente cómplice de un profundo sentir  que defiende encantos perdidos y  reclaman  su espacio en  la hora prohibida. .

Sueños que agonizan   y se ponen alas para burlar  el  tiempo,  para saltar sin  herirse  y no  permitir rasgar  la piel , cuando no importo  el abismo, apostándolo  todo.

Suerte maliciosa que juega con  las emociones  descontrolando  los  minutos,  confundiendo el corazón hasta enojarlo y hacerlo gritar o morir en un remolino de fuego, obligandolo a huir y buscar su espejo para decirse verdades y volver a revivir.


El presente pierde el rumbo,  el principio se vuelve mil pedazos, las calles  se colman de ruidos que perturban  la mente y el mundo se hace más lento y mi cuerpo pesado.

Arde el planeta de los escombros  y  miro cada silaba que señala  su ceniza,  como disipando su última frase  o  descubriendo su  gran fracaso.

Jacqueline Yunis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s