Rosas Invisibles

 

No entiendo de sombras oscuras  ni de  pensamientos  sin vida;  pero si abro jardines en el desierto  y  agito el agua de un pequeño mar de sensaciones, sin puerto.

 

No entiendo de caídas mortales ni de levantarse  con  alas rotas;  pero si escucho los pétalos  que caen como gotas de lluvia, que cubren las montañas  perfumando los motivos más ilusionados, que traspasan barreras  y  no saben de lagrimas ni  de tiempos.

 

 

      No entiendo de imposibles  ni de huellas  en los recuerdos;  pero si de remolinos que mueven deseos  y  vuelan como polvo  en el aire  buscando  hechizos  en el  universo , que  erizan  la piel  y  suspiras mirando el cielo sin abrir los ojos,  respirando en silencio.

 

No entiendo de noches  frías  ni de un mundo invisible;  pero si siembro rosas que nadie  ve  y riego sueños que crecen en blanco y sin tierra, como formando un  nuevo cielo donde se cuelgan los corazón como estrellas y solo existe, ternura sin palabras.

 

No entiendo cómo se sueña despierta ni de donde nacen las locuras de soñar;  pero si  camino entre nubes y charcos de alegrías, que me hacen rejuvenecer  fantasías cada minuto,  para vivir  mas enamorada de donde  vengo  y  morir  mas orgullosa  a  donde  iré.

 

No entiendo de labios secos  ni  de caricias  mudas;  pero si bailo descalza  sobre  exquisitos  placeres  que  visten de azul el  día  , de oro  la noche  y  de rosa la  piel.

 

Jacqueline Yunis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s